viernes, 13 de julio de 2007

COMBAT NOISE. After the War… the Wrath Continues


Un disco que de buena gana me hubiese gustado producir, es algo así como lo que todos los admiradores de este conjunto estábamos esperando. Esta grabación puede parecer repetitiva en el sentido de que son temas archiconocidos del grupo, pero les comento que a pesar de la fecha de vencimiento se me antojan muy frescos y con nuevos bríos. La calidad esmerada en el sonido resultante es un factor determinante en After the War… the Wrath Continues, otra vez se recurre a los Marín Studios y al auto financiamiento. Otro aspecto que resalta en este disco son los nuevos arreglos en viejos temas como Marching to Devastation. En lo personal me agrada, aunque sigo prefiriendo los cuatro compases de mother earth a capella. Para esta producción Alejandro Padrón regrabó las pistas de batería, dotando la música de COMBAT NOISE de más intensidad y contemporaneidad. En líneas anteriores me refería al nivel tan sobrio logrado en la realización de este álbum, pero esto no puede convertirse en símbolo de conformidad, aún sigo notando que falta ese toque final que envuelve a las producciones foráneas. Creo que más bien es un problema de tecnología que humano, pero hay que seguir trabajando en el síndrome de las guitarras conformes. Un dato curioso que puede escapar a la escucha es que en su interior confluyen obras de todos los períodos exceptuando lo expresado en Awakening in Holocaust. La más reciente obra fue pensada para satisfacer las exigencias de los seguidores de la banda, que querían escuchar temas como Soldiers Must Like to Kill, “Kamikaze”, “Come From Underground”, “Mercenary”, “Immolation Command” pasados por el filtro de la modernidad. A mi juicio, algunos temas del “Radical With the War Enemy” hubieran funcionado muy bien, sobre todo canciones como “Gestapo”, “Battlefield World” y “Warhead”, que son un cañón y se emparientan mucho más con la realidad musical que exhibe la agrupación en la actualidad. Si algo se le puede recriminar a este disco sería lo señalado por Adam Stasiak (editor del Necroscope zine en Polonia), quien hacía referencia a un cierto desbalance musical entre los temas, sin lugar a dudas este fue un aspecto que se debió tener en cuenta, a la hora de su circulación sobre la plataforma internacional. A modo de epílogo, éste es un trabajo por demás esperado y necesario en la carrera de esta banda. La etapa de los demos debe quedar atrás y planteamientos como el que nos ocupa debe dársele continuidad.